Revisión general

A menudo la apnea del sueño se queda sin diagnosticar. Por lo general, los médicos no pueden detectarla durante las consultas corrientes. Además, no hay pruebas de sangre para este problema.

La mayoría de las personas que sufren apnea del sueño no saben que la tienen porque sólo ocurre durante el sueño. El primero en notar los signos de la apnea del sueño puede ser un familiar o quien duerme en la misma cama con la persona afectada.

El tipo más común de apnea del sueño es la apnea obstructiva. Esto significa por lo general que las vías respiratorias se han estrechado o bloqueado durante el sueño. El bloqueo puede causar respiración superficial o pausas en la respiración.

Cuando la persona trata de respirar, el aire que logra pasar por la parte obstruida puede causar ronquidos fuertes. La apnea obstructiva del sueño es más frecuente en personas con sobrepeso, pero puede afectar a cualquiera. Por ejemplo, algunos niños pequeños pueden tener las amígdalas aumentadas de tamaño (en la garganta) y esto puede causar apnea obstructiva del sueño.

La apnea central es un tipo menos frecuente de apnea del sueño. Sucede cuando la parte del cerebro que controla la respiración no envía las señales correctas a los músculos respiratorios. A consecuencia de esto, la persona no hace esfuerzos por respirar durante períodos cortos.

La apnea central del sueño puede presentarse en cualquier persona. Sin embargo, es más frecuente en quienes sufren ciertas enfermedades o usan ciertas medicinas.

La apnea central casi siempre ocurre con la apnea obstructiva, pero puede ocurrir sola. Por lo general, en la apnea central no se producen ronquidos.

 

Perspectivas

La apnea del sueño que no recibe tratamiento puede:

  • Aumentar el riesgo de sufrir presión arterial alta, ataque cardíaco, accidente cerebrovascular (derrame cerebral), obesidad y diabetes

  • Aumentar el riesgo de que ocurra insuficiencia cardíaca o de que ésta empeore

  • Aumentar las probabilidades de que haya latidos irregulares del corazón (arritmias)

  • Aumentar las probabilidades de sufrir accidentes automovilísticos o de trabajo

La apnea del sueño es un problema crónico de salud que requiere un tratamiento a largo plazo. Los cambios en el estilo de vida, los dispositivos que se usan en la boca, la cirugía o los dispositivos respiratorios pueden tener éxito en el tratamiento de la apnea del sueño en muchas personas.

 

Aporte del socio Luis Alberto Cannepa

Logo Club Unesco Montevideo Uruguay