En  aproximadamente el 70% de  todos   los accidentes  fatales uno de los conductores  participantes se encontraba violando por lo menos una  preferencia de paso.

A nivel internacional  se han establecido dos sistemas  para determinar las preferencias, ya sea   en atención al sentido de circulación  del vehículo o  teniendo en cuenta  la vía de circulación  que se trata.


En  el primer caso se tiene en cuenta la dirección de la marcha y a través de  la normativa se establece  que tiene prioridad en el cruce  el que accede  a él  por la derecha.

En  la segunda   las autoridades  se encargan de establecer  cuáles son las vías  que deben ser consideradas  preferentes y se señalizan  con  carteles  que indican Pare ​o​ Ceda el Paso.

Corresponde diferenciar lo que son  preferencias para peatones y preferencias para la circulación de vehículos.
 

Con respecto a las primeras se debe destacar que los conductores de vehículos deben  respetar la preferencia de paso del peatón  que va a ingresar a la calzada  cuándo éste lo hace por la zona de seguridad.

El peatón tiene preferencia  en los pasos peatonales señalizados  por rayas blancas (cebras) y cuándo lo habilita la luz del semáforo, cuando circula por la acera y esta  es cruzada por  vehículos que entran o salen de garajes.
 

También es preferente el peatón cuando  el conductor del vehículo pretender girar  para entrar a otra vía de circulación y se encuentren peatones realizando el cruce.

Logo Club Unesco Montevideo Uruguay